1/11/15

Antología de Halloween


Siento una mano subir por mi espalda para posarse en mi hombro, me quedo petrificada. Totalmente inmóvil. Cuando me armo de valor y me doy vuelta, no hay nadie. Mi piel hormiguea donde antes sentí esa pesadez. Cierro los ojos e inhalo profundamente. Enciendo la luz de la sala y reconocer todo me reconforta, sin embargo, en un parpadeo la oscuridad vuelve a caer. Todo está oscuro. Hay un silencio perturbador.

Escucho unas fuertes pisadas, como pies arrastrándose desde la cocina.

Me dirijo hacia allá, apoyándome en la pared y buscando el interruptor de la luz. Finalmente lo consigo, pero hay algo mal…

Ya hay una mano ahí.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...